HISTORIA
Si bien, la historia de Esposende y de su consejería, como unidad administrativa, empieza en la segunda mitad del siglo XVI; desde hace varios milenios, sus habitantes han dejado sus improntas en los 95 kilómetros cuadrados de superficie.

“Esas improntas hacen referencia al paso o permanencia de los hombres, es decir, las habitaciones donde vivieron, amaron y murieron. En las construcciones levantaron símbolos para los dioses o en memoria de otras personas. Las cuales han cautivado el interés de investigadores y visitantes”.

... Recorriendo la planicie costera, subiendo las laderas de los montes o viviendo en el altiplano interior, que sentiremos el pulsar de los mitos y de las realidades de otras eras.

Si bien es cierto que un conjunto de monumentos nos señalan el paso del tiempo, desde la prehistoria hasta casi la Edad Media. Empero, es a partir del siglo XVI y con la fuerte influencia de los años del 700 que Esposende ve su territorio ocupado por preciosos e interesantes monumentos que representan nuestro patrimonio civil, militar y religioso. Ellos señalan la pujanza económica, cuya base estaría en la llegada del oro desde el Brasil, haciendo que se transformase el paisaje de la consejería.

Encontramos en las localidades, grandes piedras que aparentemente parecen olvidadas pero que al ser sabiamente estudiadas, nos delatan e informan sobre el paso del ser humano por las tierras de la ría del Cávado. En la época prehistórica, la vida nómada de los habitantes nos ha impedido tener un registro más preciso. No obstante, Esposende le ofrece al

visitante, ya sea en Menhir de S. Paio de Antas (IIP) y en de S. Bartolomeu do Mar (IIP), los vestigios de ese pasado remoto, como así también un número apreciable de “dólmens” (monumentos sepulcrales) destacándose, entre otros: el Rapido, el Portelagem y la Cruzinha, todos ellos situados en la parroquia de Vila Chã.

Actualmente, con la devolución del patrimonio expuesto en los museos nacionales y regionales, se ha enriquecido nuestro Museo Municipal de Esposende. Allí encontramos algunos de los vestigios más relevantes de nuestro pasado remoto como son: instrumentos de cuarzo, vasos de cerámica, collares, objetos de adorno, guijarros, entre otros objetos de valor histórico.

Con los asentamientos de los pueblos nómades, surgen las primeras poblaciones, las cuales estaban ubicadas estratégicamente en las cumbres de los montes pero orientados hacia el océano Atlántico. En cierta medida, en estos pueblos se observa un instinto defensivo.

Las fortificaciones del norte del Portugal tienen un papel especial en la cultura, destacándose las fortificaciones de S. Lourenço y la Suvidade de Belinho. La primera población ocupa una extensión que data desde el siglo I A.d.C. hasta casi el siglo IV D.d.C. Ese es el origen de una interesante colección de cerámicas y monedas que están expuestos en el Museo Municipal de Esposende. En ese lugar se adoraron los dioses del panteón romano, principalmente la Dea Sancta.

Desde la Edad Media, hay túmulos cavados en la roca como es caso de Eira D’Ana en Palmeira de Faro, o el Arcaz en Estola de Forjães. El legado de aquella época nos llega a través de la imponente necrópolis de Fão. Es uno de los más importantes cementerios medievales de toda la península ibérica. Allí se localizan más de doscientos túmulos, ricos de historia, con esqueletos bien conservados, y monedas de nuestros primeros reyes.

Para controlar los 14 kilómetros de costa, en el siglo XIV aproximadamente, se construyó en la cima del monte de S. Lourenço un pequeño castillo, del cual, hoy tan solo quedan las ruinas de las murallas.

Fão se transforma durante la Edad Media en unos de los más importantes centros salineros de la región. Empieza una época en donde los privilegios reales se suceden con correr del tiempo. Río Cávado asiste junto a la ría, al crecimiento de dos poblaciones que se unen por las salinas. Fão y Esposende van a disputar a lo largo de los siglos, la primacía del comercio marítimo y el arte de la construcción naval.

Los años 500 marcarán profundamente la historia de la consejería de Esposende.

“… De una pequeña aldea, así designada en los documentos oficiales de la época, Esposende, se transformaba poco a poco en una población de bienaventuranza, combinando fincas y tierras para la labranza, seguidas de viviendas cercanas entre sí, dentro de una zona limitada …”


 "Esposende un privilegio de la naturaleza" és una marca registrada del Ayuntamiento de Esposende.
Contenidos del site www.esposende.com.pt © 2005 Contacto Visual Lda - www.contactovisual.pt
Para informaciones sobre el website y su contenido, nos contactar: email: info@contactovisual.pt telefono: +351 253 966 185